Login con Facebook
porque no Sólo las Top son modelos
 
 
 
 
 
 
 

Estamos acostumbrado a ver en las fotografías de los anuncios cosméticos, o en las revistas de moda, unas modelos que muestran una piel perfecta, sin ninguna imperfección, con un tono uniforme y de un aspecto totalmente natural. Está claro que es el resultado de un retoque profesional de la piel usando Photoshop, pero… ¿cómo lo hacen?.

Existen muchas técnicas y una infinidad de tutoriales en internet pero la inmensa mayoría de ellas no consiguen un resultado natural, ya que eliminan gran parte de la textura del volumen del rostro. El retoque que realizan los profesionales (retoque PRO, utilizando el argot extendido en el mundillo) lo guardan como un gran secreto, lo que les permite diferenciarse de la competencia y evitar que se cualquiera con un poco de práctica pueda realizar su trabajo.

En este tutorial descubrimos una de las técnicas usadas por los profesionales del retoque en sus encargos de alto nivel.

Para ello partimos de la siguiente imágen sin retocar, un retrato que realizé a Firenze durante uno de nuestros workshops de fotografía de moda

antes

Un retoque de piel tradicional deja la piel sin casi imperfecciones, pero elimina gran parte de la textura, dejando a la modelos como un maniquí con la piel de plastico. Es el llamado efecto de piel de porcelana o piel de cera.

artificial

El retoque profesional de piel que veremos en este tutorial, mantiene la textura, eliminando las imperfecciones:

Imagen retocada

Para empezar, abrimos la imagen con el Photoshop (En mi caso usé la version CS3 en inglés, aunque es válida la CS o CS2)

Duplicamos la capa que contiene la imagen original para conservarla como referencia. La nueva capa servirá como base de los retoques.

Capas

Creamos una nueva capa. La denominamos ‘pincel corrector’. La seleccionamos.

capas

Seleccionamos el pincel corrector, configurado para utilizar como muestra todas las capas.

piencel corrector

Con pequeños trazos, trabajando al 100% o 200% de zoom, iremos corrigiendo las pequeñas imperfecciones de la piel. Todos los cambios se guardan en la capa "pincel corrector", sin afectar al original.
piel
De esta forma, eliminamos las pequeñas cicatrices, marcas, granitos, poros muy abiertos, etc

Veamos el resultado de este primer paso:

Antes

antes

Después

despues

 

Creamos una nueva capa que nos servirá para aclarar ciertas imperfecciones de la cara, como por ejemplo las ojeras.

capas

Seleccionamos el pincel, con el modo ‘aclarar’ o ‘lighten’ si tenéis la version en inglés como yo.

pincel

Con la tecla Alt seleccionamos un color más claro de los contiguos a la zona a tratar. Al pasar el pincel por la zona más oscura (por ejemplo, una ojera) solo pintará en los píxeles más oscuros que el color seleccionado. Veréis que el efecto es muy marcado y no queda nada bien. Luego lo solucionaremos.

Este el resultado:

resultado aclarar

¿Un Desastre? No… Ajustaremos la opacidad de la capa aclarar para que los cambios se fundan suavemente con la imagen original. Prueba con un 50% y compara el resultado:

cambiada opacidad

De forma similar, creamos una capa oscurecer y con el pincel en modo oscurecer, eliminamos zonas demasiado claras, como por ejemplo los brillos excesivos.

capas

pincel oscurecer

Damos unos cuantos brochazos y posteriomente ajustamos la opacidad a un 20%-40%

Este el resultado. Atentos a los brillos de la nariz y el lateral derecho de la cara. Los hemos matizado.

resultado oscurecer

Ahora vamos a pulir un poquito la cara, homogenizando el tono y eliminando la textura de los poros. Luego la recuperaremos. Para ello creamos una nueva capa, que denominaremos ‘pulido’

pulido

Sobre esta capa, retocaremos usando el tampon de clonar, con baja opacidad y con la opción de muestrear todas las capas:

Tampon de clonar

Seleccionamos con Alt el punto origen para ser clonado y pintamos sobre la cara con suaves pinceladas para dejar la piel homogénea sin miedo a pasarse, ya que luego ajustaremos la opacidad de la capa. Es deseable ir cambiando el punto de origen para cada zona a tratar.

Este es el resultado:

cara pulida

Demasiado pulido. La operación anterior es muy destructiva de la textura y tonalidad pero al ser realizada en capa independiente podemos variar la opacidad. Por ejemplo, este es el resultado con la opacidad al 80%:

opacidad 80%

La foto ha perdido volumen, dejando el rostro muy plano. Para recuperar volumen, alteraremos los tonos mediante dos nuevas capas. Capa ‘tonos claros’ y capa ‘tonos oscuros’:

claros

En la capa de tonos claros, crearemos mediante el lazo selecciones de zonas de la cara que deberían ser más claras. Puede ayudarnos a realizar la selección la visualización única de la capa base para poder ver las luces/sombras originales.

Una vez realizada la selección se rellena de blanco y se deselecciona, obteniendo la siguiente imagen:

claros

Para incorporar las zonas claras, aplicamos filtro gausiano con un radio alto (80px aproximadamente) sobre la capa ‘tonos claros’, cambiamos el modo de fusión a ‘Luz suave’ o ‘Soft Ligth’ y variamos la opacidad de la capa a un 40%.

Este es el resultado:

zonas claras integradas

Aplicamos la misma técnica con para los tonos oscuros, rellenando de negro.

tonos oscuros

Tras todos estos pasos obtenemos una piel demasiado artificial, en el que se ha perdido la textura original. Es la típica textura de cera o de porcelana. Veamos una ampliación al 100% 100%

Para mejorar el aspecto recuperando la textura, vamos a añadir poros artificiales a la imagen. Para ello seleccionamos con el lazo sobre la imagen original no retocada, sin necesidad de mucha precisón y la copiamos a una capa nueva que estará encima del resto. Esta es la capa aislada para mostrar el corte.

A esta capa, le aplicamos un filtro de paso alto de radio 8px aproximadamente, para eliminar el color y resaltar los poros. Desaturamos la capa posteriormente:

paso alto

Aumentamos un poco más el detalle de los poros usando el filtro de enfoque. La intensidad dependerá de la textura original.

Este es el resultado:

filtro enfoque

Con pincel corrector, el parche y el tampón de clonar, mejoramos la textura dejándola más uniforme:

textura mejorada

Integramos la capa en la imagen, mediante el modo de fusión ‘Luz suave’ y cambiando la opacidad de la capa a 30-40%.

Conviene incluir una máscara de capa para que la textura no afecte a los ojos, labios, base de la nariz ni bordes de la cara:

capas

Con este paso hemos añadido la textura necesaria para conseguir un acadado natural:

100%

Para finalizar la imagen, hemos mejorado el aspecto de los ojos con una capa de ajuste de niveles que aporta luminosidad.

Y como es habitual en este tipo de tutoriales, os mostramos el antes y después:

Original

antes

Retocada

despues

Como variación a este tutorial, algunos profesionales emplean una base de datos de texturas faciales, incorporando a un retrato la textura de la piel de otra modelo, incluso una textura de poros generados en 3D por ordenador. Sin llegar a tanto, os recomendamos que conservéis las texturas de las pieles que estén en mejor estado para ser aplicadas a futuros retoques. En las sesiones en las que contéis con una modelo que tenga la piel uniforme y sin imperfecciones, podéis tomar fotos extra para vuestra biblioteca de texturas de piel.
Suena un poco friki, pero yo ya me estoy haciendo una base de datos de poros ;)

Leave a Reply